martes, 29 de noviembre de 2016

CD 167 – Nicolás Maquiavelo: La “Veritá Effetuale”, o Como los Hechos son la Fuente de la Verdad


Conversaciones con Maquiavelo

 Por Manuel Luis Rodríguez U.

Tantos siglos pasados de silencio y distorsión. Tantos años acumulados de ocultamiento y de comentarios despectivos, de burdas interpretaciones, de temor oculto. Le temen a Maquiavelo: tanto, que se niegan a reconocer que lo leen, lo estudian y encuentran siempre razones profundas en sus perturbadoras lecciones de vida y de experiencia.

Maquiavelo el silenciado; Maquiavelo el denostado… Maquiavelo el Maldito… Niccolo Machiavelli

Y sin embargo, el Secretario de la República florentina, silencioso y laborioso detrás de los espesos muros del Palazzo Vecchio, desde donde gobierna la Signoría, hace advertencias e imparte consejos con la simple sencillez del que posee verdades forjadas en la experiencia del acero de los cañones de la guerra y la certeza de su pluma en la política.

Entre 1498 y 1512, Niccolo Machiavelli era el secretario de confianza de la República de Florencia.

El paso del siglo XV al siglo XVI, resulta un formidable momento de cambio de época donde los reyes españoles derrotan a los musulmanes en España, el Papa reparte entre España y Portugal el inmenso territorio de América, los navegantes portugueses llegan a Asia, Hernando de Magallanes pasa del Atlántico al Pacífico, comienza el comercio de negros africanos hacia América, se fortalece el imperio árabe de Suleiman en el Mediterráneo, España y Francia se reparten Italia, Miguel Ángel Buonarotti pinta el techo de la Capilla Sixtina del Vaticano, Francisco Pizarro invade y destruye el imperio inka, Hernán Cortés ocupa y destruye el imperio azteca y Lutero y Calvino inician la Reforma protestante.

Maquiavelo en pleno siglo XVI, recoge el sentimiento nacional que surge en los pueblos italianos y reclama contra las divisiones de las regiones y comarcas y asume y denuncia que una de las causas del quiebre de la unidad italiana es la existencia de los Estados pontificales, Estados políticamente organizados con ejércitos y recaudadores de impuestos para beneficio del Vaticano y su curia enriquecida y corrupta.  Cuando Maquiavelo escribe El Príncipe y éste libro se publica a principios del siglo XVI, ya América ha sido “descubierta” por los europeos, es decir, ha sido invadida y conquistada a fuerza de cañones, de alabardas, de arcabuces, de espadas y de biblias, y en poco tiempo más el oro americano [obtenido con el trabajo esclavizado de los aborígenes] llenará a raudales las tesorerías españolas, inglesas, francesas y vaticanas.

Maquiavelo viene caminando desde hace cinco siglos por los senderos de la Política, de la Filosofía  y de la Moral y puede sentarse cualquier día en nuestra mesa, para hablar de los tiempos pasados y del tiempo futuro.

Si Nicolás Maquiavelo estuviera sentado en mi biblioteca cualquiera de estas tardes, le preguntaría ¿por qué en Política es preferible sujetarse a los hechos, a los fríos y duros hechos, antes que permanecer en la nebulosa de las promesas y en la fragilidad de las palabras y de los anuncios?  Y me contestaría que el fundamento de la práctica política se encuentra en la “veritá effetuale”, es decir que son los hechos la fuente de la verdad, la verdad fáctica de los acontecimientos tal como ocurren y no como quisiéramos que ocurran.

Solo cuando dejamos de lado las ilusiones de la propaganda, de la aritmética electoral y de la ingeniería política, cuando miramos más allá de los colores deslumbrantes de la publicidad y el mercadeo comunicacional y de la “política espectáculo”, entendemos con Maquiavelo que los seres humanos puestos  arriba de la escena en el teatro de la política, se comportan movidos por profundos intereses y ambiciones de poder, intereses que se traducen en definitiva en gloria, prestigio o dinero.

La política también es una puesta en escena, y cada uno de los ciudadanos sabe -o debiera saber- si dentro de este teatro de la política, está ubicado en el escenario, en la platea o en las galerías.  En este teatro de la política y como ciudadano, ¿eres espectador o eres protagonista?

Existe en el trasfondo de la obra política de Maquiavelo una cierta mirada pesimista del quehacer humano, un dejo de desesperanza frente al ser humano en el poder.  Para Maquiavelo la política es poder, siempre es poder: poder para conquistar, poder para conservar y poder para prevalecer.

Puesto en la época de cambio de época del siglo XXI, la fuerza racional de las ideas de Maquiavelo viene de su capacidad para entender la política como realmente ocurre, como se ejecuta en la práctica, y de ahí su contenido profundamente humano.  Visto con los ojos de Maquiavelo, nada hay más humano que la política. Un despliegue de ambición, de intereses, de astucia y de suerte cuyo resultado es casi siempre imprevisible.

Y uno situado en el tercer milenio, tiene hoy el derecho a pensar que la mirada maquiavélica es cierta, es brutalmente real, pero no es la única manera de ver a los seres humanos y a la política.

Pero entonces, le pregunto: “¿estos intereses de poder, quieren decir que no es posible encontrar en el teatro de la política a ningún actor que se mueva impulsado por el deseo o el sentido del servicio público?”  Y me respondería que “al interior del sentido del servicio público existe siempre alguna forma de moral de la dedicación al público, a los ciudadanos, una vocación más o menos sincera de contribuir al bien público y al interés general, pero que junto a esa vocación subyace también y siempre una legitima ambición de dominio y de poder…”

La política es entonces lo que es, como fuerza y como idea puesta al servicio de la razón, como diálogo siempre posible entre dos razones distintas, como potencia puesta a disposición del poder y como poder puesto al servicio de la razón.

Los hechos son como las piedras: fríos y duros.


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:











lunes, 14 de noviembre de 2016

CD 166 – El Telón de Aire (VI) - Teatro al Oído



Narrativa Radial es una Asociación Civil compuesta por entusiastas profesionales del Arte y la Comunicación cuyo objetivo es estimular la Creación, la Producción y la Difusión de la Narrativa en la Radio. En otras Palabras, es un colectivo que se propone hacer del Parlante Radiofónico una usina de ideas que fragüe Historias que alimenten la Imaginación y los Sentidos de sus propios Emisores y sus potenciales Destinatarios, para que la Radio recupere su Magia y haga valer su Aire.
Narrativaradial.com es un sitio web que ofrece capacitación y encuentros vinculados con el Relato Radiofónico. Un espacio en el que se pueden escuchar breves producciones, se dan a conocer noticias y artículos de interés referidos al ecosistema de la Radio y la Narrativa. También se publican concursos de Radioteatros, Documentales Sonoros, Artísticas, Informes Periodísticos.
La Biblioteca Parlante de Distribución Nacional “Mirá lo que te Digo” renueva su Catálogo con este Ciclo de Cortos de Radioteatro. Cada pieza de ficción tiene una duración que oscila entre los 4 y los 12 minutos. Cada una de ellas es una Historia Independiente y Unitaria -de diversos Temas y Géneros: Comedia, Drama, Ciencia Ficción, Monólogo, Absurdo,…- que empieza, se desarrolla y termina cuando los Ojos del Imaginar lo dispongan. Este emprendimiento se realiza gracias a la Fundación SAGAI y con la participación de los actores socios de Narrativa Radial (www.narrativaradial.com),  a cuyo cargo está la Producción General. 

(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:
Se fue a la playa para no sentir la soledad, pero el mar la dejó más sola...
Staff: Intérpretes: Inés Palombo, Pablo Tamburrano, Irene Almus y Pablo Scorcelli. Guión: Juan Di Noia. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Joaquín Sanz.

La historia repetida, que puede dar un giro… desesperado y final.
Staff: Voz Principal: Malena Figo. Participantes: Aldo Onofri, Pablo Kovacs, Magalí Sánchez Alleno, Micaela Cortina, Juan Costa.  Guión Original: Mabel Bonomo. Adaptación: Marcelo Cotton. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Joaquín Sanz.

Una pareja de psicoanalistas “discuten” sobre sus pulsiones no satisfechas.
Staff: Intérpretes: Juan Costa y Lorena Damonte. Guión: Daniel Paccosi. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.

Un hombre mayor espera... espera dejar de esperar.
Staff: Intérpretes: Hugo Debruna, Eliana Garbarino, Inés Palombo, Pablo Tamburrano y Pablo Scorcelli. Guión: Marcelo Cotton. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.

La rutina del trabajo puede dar paso a historias reveladoras.
Staff: Intérpretes: Ricardo Tamburrano y Pablo Scorcelli.  Guión: Marcelo Cotton. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.

Ficción alegórica sobre la dialéctica del instante.
Staff: Intérpretes: Mario Moscoso, Brenda Fabregat, Susana Sisto, Erika de Sautu Riestra y Marcisa. Guión: Marcelo Cotton. Dirección de Actores: Marcelo Cotton y Lidia Argibay. Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez. Grabación en Estudio: Adolfo Schmidt. Edición: Marcelo Cotton.

Ficha Técnica:
Dirección General: Marcelo Cotton
Dirección Actoral: Lidia Argibay y Marcelo Cotton
Asistente de Producción: Gabriela Pérez Menéndez
Locución: Guadalupe Cuevas
Operador de Grabaciones: Adolfo Schmidt 
Edición: Joaquín Sanz


viernes, 28 de octubre de 2016

CD 165 – Picante Parlante: Relatos de un Mundo con Perspectiva de Género


Pican las palabras que llaman a cada cosa por su nombre. Dicen que esa sería la revolución moral más tremenda que han visto los siglos. Hablar, gritar, decir, manifestar, opinar, construir, escuchar, discutir, compartir. Las mujeres se rebelan y se revelan. Parlantes las personas que amplifican sus experiencias para que sean colectivas. Parlantes que potencian esas voces para que nadie dude de que lo personal es político. Eso dice cada sílaba y cada melodía en un mundo con perspectiva de género. Y juntas suenan mucho más fuerte.

(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

Soy la que está harta, la que se rebela, la que se organiza, la que quiere cambiar las relaciones sociales, la que quiere desterrar la injusticia, la que lucha contra el patriarcado. Soy otra tú. Soy otra vos, y otra voz, y soy miles de voces. Estas palabras son la amenaza de que las cosas pueden cambiar. 
Enredadera de textos: Fugitivas del desierto, publicación Indymedia, Marcela Lagarde (México) y Liliana Daunes (Argentina). 

¿Qué de lo que sos no está en los cuentos? Una pregunta para resignificar las representaciones y estereotipos que construye la literatura infantil. Lucía Gonçalves da Cruz y Victoria Vivanco. Argentina. 

Una dramatización sobre las privaciones a las que se ven sometidas las mujeres campesinas que carecen de documentos de identidad. Ciudadanas con plenos derechos - UNIFEM - UNESCO. Ecuador

Un nacimiento. Su relación con la Madre Tierra y la comunidad bajo la cosmovisión indígena Mixe. Carolina Vasquez García, Lilia Héber Pérez Díaz y Victorino Vásquez Martinez. Área de mujeres de Radio Jenpoj. México

Las mujeres tienen derecho a aprender su idioma originario. La lengua wayuunaiki es parte de la identidad de la familia Wayúu. Semilla para siempre. Glenyis Sencial. Radio Fe y Alegría Paraguaipoa - Red Nacional de Radio Fe y Alegría. Venezuela

Preguntas sobre la discriminación de género en una ciudad que históricamente se planteó como lugar de confluencia de diversidades. La invisibilidad. La necesidad de repensar los modos de relacionarnos. Jimena Sánchez, Mariel Valy, Ayelén Mereb, Silvina Karakasis, Gabriela Wuthrich, María José Aguilar, Natalia Bobbio, Nadia Brunstein, Alicia Silva, Celina Pipo, Cynthia Bernatallada, Luciana Mosca, Fernanda Cornaglia, Clara Astelarra, Inés Taborda, Valeria Belozercovsky. FM Alas y proyecto Construyendo la Identidad Sexual a Viva Voz. Argentina

Mujer de barrio. Mujer fuerte. Comediante del absurdo. El humor de Niní Marshall en la Argentina de las décadas del 30 y 40. Expresiones de aquellas que gritaron cuanto el sólo hecho de hablar era un atrevimiento. María Fernanda Cotella. Argentina

Las escuelas: Espacios fundamentales para la construcción de la equidad entre niñas y niños. Oscar Boltes. Radio Viva 90.1 FM. Paraguay

El acceso a la educación, la formación profesional y la libertad de elección son derechos de todas y todos. Denise Viola. Comunicaçao, Educaçao e Informaçao em Gênero - CEMINA. Brasil.

Doble discriminación: por ser mujeres y por ejercer una sexualidad distinta de la heterosexual. Las demandas y propuestas de los grupos que representan a mujeres lesbianas. Mariela Jara, Aldo Cadenas. Radio Milenia. Perú.

Una fábrica textil reabierta como cooperativa en 2008 es la primera experiencia laboral de Nely fuera de su casa, en una pequeña ciudad del norte argentino. Eva Fontdevila y Emmanuel Gall. Argentina.

Preguntas y respuestas sobre el método anticonceptivo de emergencia. Red Nosotras en el Mundo. Argentina. 

El testimonio de Wendy Leal, una joven que padeció la violencia y resiste la injusticia. Ximena Gudiño Cisneros. Colectivo Pro Derechos Humanos - PRODH. Ecuador. 

Una idea y producción de la Red de Mujeres de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias de América Latina y el Caribe.


viernes, 14 de octubre de 2016

CD 164 – Con Voz Propia: Luis Cernuda


Donde Habita el Recuerdo

El momento de mayor cercanía entre Cernuda y Alberti se dio durante los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil. Con la redacción en 1930 de Sermones y moradas, Alberti había hecho pública su fe revolucionaria y su adhesión al PC. Aunque más precavido,  Cernuda también pasó por un proceso de radicalización política que quedó reflejado en el trabajo que llevó a cabo, a partir de 1931, para las Misiones Pedagógicas del Gobierno Republicano y en su decisión de colaborar en la revista Octubre, publicación revolucionaria lanzada por Alberti en 1933. No parece que Cernuda ingresara nunca en el PC, ni que tuviera idea de lo que el comunismo implicaba en términos de organización política, económica y social. Pero durante 1933-1936 firma varias cartas públicas de protesta promovidas por Alberti y participa en actos políticos.
Al principio de la Guerra, Cernuda y Alberti coincidieron en la sede de la Alianza de Escritores y Artistas Antifascistas de Madrid. En el otoño del 36, como miliciano del Batallón Alpino, le tocó al “camarada Cernuda” (así reza el reportaje periodístico) dar la bienvenida al “poeta Alberti” en un acto cultural. Pero sus caminos pronto se separaron. A principios del 37 Cernuda dio por terminada su carrera como soldado y se puso a escribir poemas que evidenciaron la distancia que ahora lo separaba de las consignas de la causa revolucionaria. 
No es imposible que las implicaciones políticas de estos poemas hayan desconcertado a Alberti, disciplinado hombre de partido; pero su sensibilidad poética no lo había abandonado. En 1943, exiliado en Buenos Aires, gestionó una edición pirata de Las nubes, donde Cernuda había dado a conocer estos versos de guerra. Cernuda protestó pero esta reedición del libro, encabezada por un poema del propio Alberti, constituyó un acto de generosidad que ayudó a difundir la obra del sevillano entre el público hispanoamericano.
Aunque en sus Estudios sobre poesía española contemporánea, Cernuda no se expresaría muy favorablemente acerca de la poesía de Alberti, seguía representando un amigo a quien respetaba. Como prueba ofrezco una carta inédita enviada a Alberti en febrero de 1951 con el fin de pedirle un favor muy sencillo a Alberti. La traducción que hiciera Salvador de Madariaga del Hamlet de Shakespeare se publicó en Buenos Aires, en 1949, y la de Troilo y Crésida, de Cernuda, en Madrid, en la editorial Ínsula, en 1953. Finalmente, mi agradecimiento a Luis García Montero por su amable envío de una fotocopia del original, que se conserva entre los papeles de Rafael Alberti

17 de febrero de 1951
Querido Rafael: hace algún tiempo escribí a la Editorial Losada, preguntándoles si tenían interés en considerar la publicación de mi traducción de la tragedia Troilo y Crésida, de Shakespeare. No me han respondido. Puesto que tú, según creo, tienes relación con ellos, no sé si querrías intervenir, haciéndoles ver esto que yo mismo no puedo decirles: que es la primera vez que, en esta traducción, se ofrece a Shakespeare en español con fidelidad y decoro.
La Editorial Sudamericana, a la que escribí también, pensando que, por haber publicado
 Hamlet, en traducción de Madariaga (una traducción ridícula), pudieran tener interés en Troilo y Crésida, no me ha respondido tampoco. 
Troilo y Crésida está traducido en verso y prosa, según el texto inglés; el verso sin rima por lo general, y usando asonancia en las ocasiones en que el original usa consonancia. Es una de las obras menos conocidas de Shakespeare, pero muy hermosa, y estimada así por los entendidos. 
Te abraza

Luis Cernuda



(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

miércoles, 28 de septiembre de 2016

CD 163 – Celebrar la Radio. Sonidos de una Nación (VII)


96 Años de Radio

Fotos de Radio presenta una Nueva Edición del Ciclo Sonidos de una Nación
En esta original producción se reviven momentos de Radio que marcaron estos 96 años, que se iniciaron aquel mítico 27 de agosto de 1920 en el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires y hoy continúan en marcha indetenible pese a ciertas voces agoreras. 
Aquí conviven micros dedicados a los Protagonistas más importantes, sus Programas más recordados y a los Hechos más trascendentes de los que el parlante de la Radio fue partícipe y testigo: Desde los Locos de la Azotea pasando por La Revista Dislocada o el Teatro Palmolive del Aire, por el Fontana Show o Rapidísimo, por Las Siete Lunas de Crandall o por Modart en la Noche, por Sport 80 o  La Oral Deportiva, llegando hasta la Rock & Pop, Alejandro Dolina o Fernando Peña, entre tantos otros.
Una vez más, La Biblioteca Parlante de Distribución Nacional “Mirá lo que te Digo” se suma con entusiasmo a esta Acción Comunicacional y nuevamente incluye en su Catálogo estas cuidadas Obras producidas por Hernán Fernández, Pablo Magliano y Marcos Pinella, donde creativamente se intersectan las potentes Sonoridades de la Radio y aquellas Voces impares que nos vienen de la Historia de este Medio tan Sonoro.
Quienes quieran conocer mejor a los hacedores de Celebrar la Radio: Sonidos de una Nación, pueden ingresar a http://www.fotosderadio.com 
Entonces, seguramente, una vez más recuperarán las pulsaciones de la Memoria Histórica tramando pacientemente un Pasado reciente, contradictorio, zigzagueante y no menos apasionante y provocativo.

(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:


miércoles, 14 de septiembre de 2016

CD 162 – Con Voz Propia: León Felipe


Ernesto Che Guevara y León Felipe:

Una Amistad Entrañable

Daily Pérez Guillén 

Ernesto Che Guevara y León Felipe: Una relación de admiración y amistad que el intercambio epistolar nos revela. Breves notas llevadas y traídas de México a La Habana y viceversa, hablan del trato íntimo que los unió. Dicen que se conocieron en un café adonde acudían los republicanos españoles exiliados en la capital mexicana. ¿Qué motivó el primer saludo, la presentación?; quién sabe.

Según decían, el poeta había encarnado la aventura, desandar caminos como el Quijote era una de sus más íntimas pasiones. Allá en España le había sido imposible resignarse a la vida de farmacéutico y lo abandonaría todo para convertirse en actor de una compañía de teatro ambulante con la que recorrió Barcelona, Madrid y otros tantos lugares del Levante, hasta que fue alcanzado por sus acreedores. La cárcel devino su castigo, pero la estancia tras las rejas durante tres años le sirvió para asirse de una visión en extremo realista de las miserias humanas y de otra, muy profunda, de la novela de Cervantes. Después sobrevendrían en torrentes los versos, vocación revelada al público en enero de 1919, cuando los «ismos» se apoderaban de las definiciones de academia y los entendidos no llegaban a comprender qué tipo de poesía presentaba este poeta que se bautizaba a sí mismo como León Felipe.

Felipe Camino Galicia de la Rosa, que era ese su verdadero nombre, continuó escribiendo versos, pero sería el largo exilio desde los primeros años de la década del 30 el que marcaría con cicatrices los trazos de su pluma. La guerra civil en España le impelió el regreso a su patria, pero apenas en 1938 hubo de retornar a México y aquí se estableció definitivamente cuando el triunfo de la dictadura franquista no le dejó otra alternativa. Aun cuando supo interpretar como pocos el sentimiento español y llevarlo a sus versos, escasamente se le ha reconocido el valor de su poesía de «dolorido acento castellano».

Para el momento del encuentro entre Ernesto Guevara y León Felipe, acaecido algún día entre los años 1954 y 1956, ya el joven argentino había desandado los caminos de América y acumulaba un vastísimo catálogo de lecturas. Títulos que iban desde la filosofía hasta la propia poesía y que se empeñaba en precisar, primero en un Índice de Lecturas y después en las páginas posteriores de su diario de viajes, revelan su amplio registro literario. Tal vez por eso no resulte extraño el diálogo prolongado, en el tiempo y la distancia, entre el viejo poeta y este joven que debió impresionarlo en la primera conversación. Un joven que también se refugiaba en la poesía para mitigar el dolor, la nostalgia o cantar a la belleza que encontraba en los caminos de América.

¿Le mostraría Ernesto a León Felipe alguno de sus versos? ¿Le confesaría que en lo más íntimo de su ser anhelaba la gracia de los poetas? Cualquiera suposición ahora corre el riesgo de la especulación. Pero no faltarían los temas para el diálogo fluido. Desde los rincones de América Latina que ambos habían visitado, la poesía de Antonio Machado, las obras de Unamuno o las andanzas de Don Quijote, hasta la filosofía que aturdía y paralizaba al poeta y al otro le abría los caminos de la lógica y el método, podrían haber enlazado las palabras en aquellas jornadas bajo el cielo de Ciudad México.

Dedicatoria de León Felipe en el poemario ¡Oh, este viejo y roto violín!, enviado al Che en enero de 1966. Imagen tomada de la web http://www.che80.co.cu/

Pero las evidencias concretas de la admiración que cimentó esta relación más allá de la distancia y el tiempo yacen sobre el papel. Apenas en 1959, León Felipe le envía al Comandante de la Sierra Maestra su libro El ciervo. «Al Dr. Che Guevara, gran soldado defensor de la libertad de Cuba con un saludo de hermano», reza en su dedicatoria.

Cinco años después, en una misiva, el Che le confiesa que lo guarda entre sus dos o tres libros de cabecera. Es una carta breve, pero llena de emoción que el entonces Ministro de Industrias de Cuba desea reciba como homenaje. Hacía apenas unos días le había «empujado» a unos obreros unos versos de aquel libro. El 15 de agosto de 1964, cuando entregaba a un grupo de trabajadores reconocimientos por su actitud de vanguardia en el trabajo, aclaraba que el poema no era de su autoría, sino «de un hombre desesperado (…) un viejo poeta que está llegando al final de su vida», y recitaba de memoria: «Pero el hombre es un niño laborioso y estúpido/ que ha convertido el trabajo en una sudorosa jornada,/ convirtió el palo del tambor en una azada/ y en vez de tocar sobre la tierra una canción de júbilo,/ se puso a cavar./ Quiero decir que nadie ha podido cavar al ritmo del sol,/ y que nadie todavía ha cortado una espiga con amor y/ con gracia».
Siete meses después es León Felipe el remitente. “Le escribe ya muy viejo y muy torpón, pero le debe un abrazo y no quiere irse sin dárselo. Le envío como recuerdo el autógrafo del último poema que escribí hace unos días. Salud y alegría. Le quiere su viejo amigo”, le expresa el poeta. Y en la primera línea de la cuartilla donde deja escurrirse los versos precisa: Para el Che Guevara y a continuación el título Palomas.

Las palomas de la Plaza de San Marcos
que el municipio de Venecia cebaba para los turistas
se han muerto todas
de repente…
Las palomas de Picasso que yo guardaba
como una reliquia
en un viejo cartapacio,
han desaparecido…
En el Concilio Ecuménico nadie sabe
por dónde anda
la paloma de
la enunciación…
Y el Vaticano está consternado
porque se halla enferma, la paloma
del Espíritu Santo.
Se dice que en el mundo hay ahora
una mortífera epidemia de palomas…
Y el Consejo de la Paz no encuentra
Por ninguna parte una paloma.

Para entonces ya el Che preparaba su partida secreta de Cuba rumbo al Congo al frente de un grupo de combatientes que apoyaría la lucha armada en ese país. Después de frustrarse esa misión internacionalista, el Comandante Guevara permanece oculto en Tanzania y luego en Praga. Con absoluta discreción mantiene intercambio con su esposa Aleida March y sus compañeros más cercanos. En una de esas oportunidades solicita le envíen algunos libros entre los que se encuentra El Ciervo. Para evitar cualquier indicio que revele su presencia en Checoslovaquia, Aleida guarda en La Habana la dedicatoria que escribiera León Felipe. Por eso el Che le reclama en una misiva: «Me capaste El Ciervo; no te lo perdono…».

El poeta del éxodo y del llanto murió en México el 18 de septiembre de 1968, casi un año después del asesinato del Che en La Higuera. Debió conocer el suceso a través de los medios de comunicación que replicaron la noticia en todo el orbe. Sin embargo, con seguridad ignoró que entre los poemas que el Che recordaba y escribía de memoria en una de sus libretas de campaña en Bolivia, revivía los versos de su poema El Nacimiento.

Cristo, te amo
No porque bajaste de una estrella
Sino porque me revelaste
Que el hombre tiene lágrimas
Congojas
Llaves para abrir las puertas cargadas de luz
Sí… tú me enseñaste que el hombre es Dios
Un pobre Dios Crucificado como tú
Y aquel que está a tu izquierda en el
Gólgota El Mal Ladrón
También es un Dios.

Versos cargados de humanismo, sin dudas, arcilla de esta relación de admiración y amistad.


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar:

Producción General y Edición: Blanca Curia

lunes, 29 de agosto de 2016

CD 161 – Wolfgang A. Mozart: Un Elegido para la Gloria


La crisis de los últimos años

Tras Don Giovanni, Mozart pareció decidido a desvincularse de la música compuesta para satisfacer al gran público o a los poderosos que se la encargaban y dedicarse con más ahínco a la música creada para su propia satisfacción. Como cabría esperarse, esta decisión, lógica desde el punto de vista del creador, ocasionó una disminución progresiva de sus ingresos y, por ende, un empeoramiento de su situación financiera. Ni siquiera su nombramiento como compositor de cámara imperial el 7 de diciembre de 1787 (al que acompañaba una compensación de 800 florines) puso remedio a esta situación. Además, el estreno de Don Giovanni en Viena, el 7 de mayo del año siguiente, no alcanzó el aplauso deseado, sin duda por el creciente éxito de los compositores dedicados a crear obras de moda, accesibles a todos los públicos, y que copaban los teatros y las salas de conciertos de la capital imperial. Para corroborar esto puede mencionarse que las tres grandes sinfonías KV 543, 550 y 551, creadas por Mozart en 1788, no fueron interpretadas en vida del compositor. De esa época son también, amén de varias danzas encargadas por la Corte, el Concierto para piano KV 537 (llamado "Concierto para la Coronación", pues fue compuesto para la coronación del sucesor de José II, Leopoldo II), sonatas para piano, piezas de música de cámara, arias, lieder y cánones.


Con el ánimo de sanear su situación financiera, emprendió un viaje por Europa para buscar nuevos encargos y dar algunos conciertos. Así, visitó Praga, Dresde, Leipzig y Berlín, donde dio varios conciertos y recibió encargos del rey Federico Guillermo II. Sin embargo, el viaje resultó infructuoso desde el punto de vista económico, pues no contribuyó en nada a aliviar sus penurias. Justo en ese momento desesperado la Corte se acordó de él y le encomendó la tarea de componer Cosi fan tutte ('Así hacen todas'), de nuevo con Da Ponte, a finales de 1789. Su estreno, en enero del siguiente año, fue un éxito, aunque no consiguió mantenerse mucho tiempo en cartel. A dicha ópera acompañaron ese mismo año otras composiciones, como numerosas arias, tres cuartetos de cuerda (KV 575, 589 y 590) compuestos para Federico Guillermo II, el quinteto con clarinete KV 581 y la última sonata para piano KV 576, entre otras.
Con motivo de la coronación de Leopoldo II, Mozart comenzó una gira de conciertos en otoño de 1790 que le llevó a Frankfurt, Maguncia, Mannheim y Múnich. Aunque este periplo le sirvió para cargarse de moral, su situación financiera continuaba siendo muy delicada. Aun así, desestimó la oferta que desde Londres le hizo el organizador de conciertos Peter Salomon para que presentara sus nuevas obras en la ciudad del Támesis.
En su último año de vida sufrió un continuo empeoramiento de su situación económica y de su salud. En mayo fue nombrado adjunto al maestro de capilla de la Catedral de San Esteban, pero era un puesto sin remuneración, y sólo le daba derecho a ser nombrado maestro a la muerte del titular. A pesar de ello, los encargos continuaron acumulándose. Así, en marzo el libretista Emanuel Schikaneder le encargó una ópera para su teatro Freihaus auf der Wieden, y en julio un enviado del conde Franz Walsegg zu Stuppach le encargó una misa de réquiem por su esposa recientemente fallecida, además de que los estados de Bohemia le encargaron oficialmente que escribiera una ópera solemne para la coronación del nuevo emperador. Así, con todo este trabajo, se vio tan ocupado como en las mejores etapas de su carrera, componiendo obras de la talla del último Concierto para piano KV 595, los dos últimos quintetos de cuerda KV 593 y 614, el concierto para clarinete KV 622 y el Ave verum corpus KV 618. Asimismo, comenzó a trabajar en el encargo de Schikaneder, La flauta mágica, obra que acabó casi en su totalidad a finales de verano, lo mismo que en el Réquiem para el conde y, sobre todo, la ópera para la coronación, La clemencia de Tito, que fue estrenada el 6 de septiembre en Praga.
Por primera vez en su carrera una obra "grande" fue un fracaso. La clemencia de Tito, escrita sobre un libreto de Pietro Metastasio, adaptado por Caterino Mazzolá, no gustó al público en el estreno, por lo que Mozart volvió a Viena cargando con dicho revés. Remató entonces La flauta mágica, que fue estrenada el 30 de septiembre bajo su propia dirección. A pesar de que el éxito no fue inmediato, se fue consolidando según avanzaban las representaciones, hasta convertirse en un verdadero fenómeno social que traspasó las fronteras del Sacro Imperio. Sin embargo, su salud fue poco a poco empeorando, a la vez que cundía su desánimo por la escasez de dinero y el exceso de trabajo. Parece entonces lógico pensar que el que se dedicara en exclusiva al Réquiem en sus últimas semanas de vida fuera un anuncio de su propio fin, como si la obra estuviese realmente pensada para su propia muerte.


Murió el 5 de diciembre de 1791 de una fiebre reumática, tras quince días de convalecencia. Obsesionado por acabar el Réquiem, dictaba sus líneas a Süssmayer, su ayudante, desde su lecho; de hecho, la muerte le sorprendió trabajando en éste. El cadáver fue levantado al día siguiente, y fue enterrado el día 7 en una fosa común del cementerio de San Marcos, tal y como era la costumbre de la época, pues nadie (posiblemente por negligencia) se encargó de procurarle mejor enterramiento. La ausencia de lápida o inscripción alguna ha hecho imposible la localización de sus restos.


(Para cambiar de track presione >>)

Descargar: